4 mar. 2016

Premios Pritzker

Premios Pritzker. Discursos de aceptación, 1979-2015
R. A. Alcolea, H. García-Diego, J. M. Ochotorena, J. Tárrago (ed.)
Fundación Arquia, 2016

Partiendo de que la arquitectura (/el cine/el teatro/la edición...) es una actividad colectiva y que cualquier premio individual puede ser una contradicción perversa en muchos sentidos, no deja de ser curiosa la influencia que los premios ejercen en actividades creativas de este tipo. Por eso este libro, que recoge los discursos de aceptación del Premio Pritzker concedidos hasta el año pasado, puede resultar un testimonio interesante de la época de máxima afirmación de los valores individuales de los "starchitects". Y además, porque entre los siempre previsibles agradecimientos de los premiados se cuelan algunas reflexiones que pueden sorprender a más de uno.





"El ejercicio de la arquitectura es la más deliciosa de las labores. Es también, junto con la agricultura, la más necesaria para el hombre". (Philip Johnson, Discurso de aceptación del premio Pritzker de Arquitectura, 1979).

El premio Pritzker de Arquitectura es el galardon más importante que puede recibir un arquitecto. Toma su nombre de la familia Pritzker, conocida por su generosa labor de mecenazgo, que lo estableción en 1979 a través de la fundación Hyatt con el objetivo de "promover una mayor conciencia acerca de cómo las personas perciben su entorno e interactúan con él", y reconoce anualmente la labor de un arquitecto o arquitectos "cuya obra evidencie la combinación de las virtudes de talento, visión y compromiso y haya realizado una aportación constante y destacada a la humanidad y al entorno construido gracias al arte de la arquitectura". Consiste en un premio en metálico y, desde 1987, también un medallón de bronce que sustituye a la reproducción limitada de una escultura de Henry Moore.

Este libro compila, por primera vez y traducidos al español, los discursos de aceptación de todos los premiados, precedidos de las comunicaciones del jurado, desde 1979 hasta 2015. El discurso de agradecimiento puede parecer un género menor, pero posee la virtud del mensaje elemental y comprensible a una audiencia diversa. A la vez que las obvias y conmovedoras expresiones de gratitud, se deslizan muchas otras ideas y explicaciones sobre la arquitectura que otorgan una especial luminosidad a un momento de gran intensidad emocional.

[http://fundacion.arquia.es/]