9 feb. 2018

Universo Pezo von Ellrichshausen

Intención ingenua
Mauricio Pezo, Sofia von Ellrichshausen
Gustavo Gili, 2017

Esta pequeña publicación sumerge al lector en un universo sorprendente, sugerente (y a veces desconcertante): el de la pareja de arquitectos afincados en Chile Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen. El libro es iniciativa del College of Architecture del Illinois Institute of Technology, con motivo del Premio Mies Crown Hall de las Américas (MCHAP). | This small publication immerses the reader in a surprising, suggestive (and sometimes disconcerting) universe: that of the couple of architects based in Chile, Mauricio Pezo and Sofía von Ellrichshausen. The book is an initiative of the College of Architecture of the Illinois Institute of Technology, on the occasion of the Mies Crown Hall Americas Prize (MCHAP).



El texto tiene dos partes: en primer lugar, un ensayo escrito que firma la pareja de arquitectos; a continuación, un precioso ensayo visual a modo catálogo de imágenes que combina, de acuerdo con una secuencia totalmente personal, fotografías de obras de arquitectura, piezas artísticas, instalaciones, maquetas o incluso trabajos académicos. Todo ello precedido de un prólogo de Wiel Arets (decano de la institución que concede el premio).

El propio Arets pone la atención en la curiosa selección del título: "Intención ingenua". Casi se puede decir que hay algo de contradictorio o paradójico en la expresión. Ellos mismos lo expresan así:
"Una intención es la determinación de la voluntad en relación con un fin. Una intención es el motor, la causa motivadora o motriz a partir de la cual se produce cierto movimiento (...) Lo ingenuo es, precisamente, opuesto a la intención. Es la expresión de la inocencia y la credulidad, la falta de reflexión en la argumentación, la pura descripción de un impulso natural."
De esta manera construyen la interpretación del hacer arquitectónico que les ha llevado a construir algunas de las más bellas viviendas unifamiliares de los últimos años. La Casa Rivo, la Casa Wolf, la Casa Cien, la Casa Gago, o la Casa Poli, por la que recibieron el premio MCHAP. Pensadas casi como plataformas privilegiadas desde las que observar el paisaje, su configuración formal las convierte en esculturas visitables que dialogan de manera armónica con el entorno.

La experimentación en la definición formal tiene que ver con la ingenuidad que mencionan, pero también debe leerse como un rescate a la arquitectura respecto de la determinación intencional de la profesión. Tras esa modesta ingenuidad, Pezo von Ellrichshausen no esconden una intencionalidad metodológica en la que hay espacio para la emoción y la belleza, que también abordan en sus exploraciones artísticas. Un universo propio que cree en la inocencia bien intencionada.

David H. Falagán