23 sept. 2015

Fernando Higueras

Fernando Higueras
José de Castro Arines
Dirección General de Bellas Artes, 1972

Fernando Higueras fue uno de nuestros más prestigiosos arquitectos. Pintor, músico, dibujante, guitarrista singular, su obra construida constituye sin duda una de las aportaciones más distinguidas al contexto arquitectónico español de mitad del siglo XX. La Dirección General de Bellas Artes le dedicó esta pequeña publicación dentro de la colección "Artistas españoles contemporáneos". | Fernando Higueras was one of our most prestigious architects. Painter, musician, artist, unique guitarist, his built work is undoubtedly one of the most distinguished contributions to mid 20th Century Spanish architectural context. The Dirección General de Bellas Artes devoted him this small publication from the serie "Artistas españoles contemporáneos".





CASTRO ARINES: Antes de entrar en mayores averiguaciones sobre tu propósito profesional y tu ley moral de arquitectura, voy a tratar de saber qué cosa es para tí la arquitectura. Te voy a someter a un breve interrogatorio sobre el ser y el consistir de la arquitectura y, como exigencia que mueve esta misma pregunta en torno a la arquitectura, la que pregunta también sobre el ser y el consistir del arquitecto. Y hasta es posible que contestadas estas dos preguntas, te haga una tercera sobre tu exigencia profesional y moral. Después -no me comprometo a asegurarlo puesta la mano en las Escrituras- te dejaré en paz. Vamos a ver, pues, si me dices qué cosa es para tí la Arquitectura.

HIGUERAS: No lo sé con exactitud. Hay muchas definiciones y todas ellas tienen para mí algo de cierto, pero no conozco ninguna capaz de abarcar su pleno significado, porque también para mí varia con el tiempo, con la experiencia e, incluso, con el estado de ánimo de cada momento. Ahora podría decirte, por ejemplo, que es algo a lo que en parte me dedico, no tan ilusionadamente como en mi época de estudiante, porque el ejercicio de la profesión exige una serie de cualidades múltiples y armónicas de las que carezco en gran parte, y entre las que pondría como fundamentales las de entrega casi total, perseverancia constante a prueba de desfallecimientos cuando las encrucijadas te desvían continuamente por otros caminos, que pocas veces son los apetecibles. También podría hablarte de la capacidad de análisis, unida a la rápida improvisación de último momento frente a los continuos imprevistos que a veces te ponen los demás y a veces se pone uno mismo, al rectificar continuamente algo que nunca acaba de convencernos.

CASTRO ARINES: Muy bien. Y ahora, ¿qué cosa es para ti el arquitecto?

HIGUERAS: Un profesional de la arquitectura, con título o sin él, pero con dotes de imaginación creadora y perseverancia para llevar hasta el final con el mínimo desaliento posible las realizaciones en que se ve embarcado o en que embarca a los demás dentro de un mar bastante tempestuoso, en el que cada vez el arquitecto domina menos las variadísimas técnicas que avanzan de una forma más rápida y complicadamente que sus conocimientos vagos de las mismas. Por eso pienso también que un arquitecto es un señor que justifica sus errores técnicos ante el técnico por motivos artísticos, y ante el artista justifica también sus errores por motivos técnicos. Realmente creo que cada vez más no somos ni lo uno ni lo otro.

CASTRO ARINES: Como te anuncié la posibilidad de una tercera -y vamos a decir que última- pregunta, no te va a pillar de sorpresa que se refiera ella a la misma cuestión anunciada, es decir, a tu exigencia profesional y moral.

HIGUERAS: No hay otra que dar a la profesión lo que pueda, incluso hasta el agotamiento y, después al contemplar lo exiguo del resultado, procurar que el desaliento no llegue a límites que me hagan desistir de seguir adelante; aceptando los fallos continuos que introduzco en mi trabajo y procurando subsanarlos continuamente, aun a riesgo de demostrar inseguridad y vacilación, aceptando, además, posibles soluciones en las sugerencias de todas las demás personas que intervienen en la realización arquitectónica.

[Extracto de la entrevista que introduce la publicación]