11 dic. 2015

Esencia de David Chipperfield

Essentials. David Chipperfield Architects. Essentials
Fundación ICO | Arquitectura Viva, 2015
[Exposición en Museo ICO del 30/09/2015 al 24/01/2016]

Para quien pueda disfrutar de algunos días de descanso durante las últimas semanas del año, una buena propuesta es pasarse por el Museo ICO de Madrid, donde puede visitarse una completa exposición dedicada a la oficina del arquitecto británico David Chipperfield hasta el próximo 24 de enero. | For those who can enjoy some days off during the last weeks of the year, a good proposal would be visiting the ICO Museum in Madrid, where a complete exhibition dedicated to the British architect David Chipperfield is open until next January 24.








David Chipperfield abrió su primer estudio en Londres en 1985. Aunque había tenido la suerte de trabajar con dos de los grandes maestros del High Tech -Rogers y Foster- en plena efervescencia del optimismo tecnológico, su trabajo se decantó desde el principio por una cierta conciliación entre tradición e innovación. Haciendo uso de soluciones tecnológicas mucho más refinadas, su arquitectura pronto se asoció de una manera natural con posiciones minimalistas, de formalismo cuidado y respetuosa con los contextos.  30 años después, y tras proyectos que han bebido del minimalismo japonés, la disciplina germánica o la frescura mediterránea, su trayectoria profesional reune un conjunto obras de una calidad media muy significativa y brillante en algunos momentos.

En la exposición del Museo ICO pueden verse la mayoría de estos proyectos, fundamentalmente a través de maquetas que son un buen ejemplo del refinamiento y la disciplina de su trabajo. El catálogo de la muestra, publicado conjuntamente por la Fundación ICO y Arquitectura Viva, reproduce una treintena bien documentada de esos proyectos, desde el prometedor River & Rowing Museum de Henley-on-Thames, hasta las correctas oficinas de One Pancras Square, pasando por la magnífica intervención en el Neues Museum de Berlín.

No tengo duda de que muchos de los que lean estas lineas asociarán a Chipperfield a la época y el fenómeno de los Star-Architects. Y seguro que algunos de los grandes encargos que ha llevado a cabo han sido posibles gracias a la enfermiza competitividad mediática por el "icono urbano" que han perseguido ciudades y promotores de todo el mundo. Sin embargo, por la propia contención del trabajo de Chipperfield, y con la salvedad de la discutible Ciudad de la Justicia de Barcelona, no sería ni mucho menos el caso más censurable. Por eso vale la pena acercarse al proceso creativo de un autor que da lo mejor de sí cuando sabe convertir en oportunidades los condicionantes del contexto.

David H. Falagán