1 abr. 2016

Less is Less

Menos es suficiente
Pier Vittorio Aureli
Gustavo Gili, 2016

Menos es suficiente es el título del libro de Pier Vittorio Aureli -arquitecto romano y profesor de la AA londinense-, que acaba de publicar la Editorial Gustavo Gili, traduciendo al castellano el original editado por Strelka Press en 2013. Con semejante título, era inevitable su lectura, dado que Aureli -o P. V. como se le conoce en su círculo más privado- tiene entre sus mayores admiradores a profesores y críticos a ambos lados del Atlántico (es profesor invitado en Yale, por ejemplo) y ha sido presentado de manera privada o pública por profesores de su entorno en la capital británica como una figura relevante de la crítica de arquitectura del futuro.





El opúsculo, dada su reducida extensión, está disponible en papel y formato electrónico y se divide en una introducción y siete partes en las que el autor analiza la vida monástica en relación a la estructura formal de los edificios que la albergaron, para ahondar en los conceptos de austeridad y ascetismo, defendiendo desde el comienzo el interés del segundo término en detrimento del primero, que asocia a los dictados de nuestra sociedad capitalista.

Más allá de la inmediatez con la que el “Less is Enough” pueda asociarse a otras famosas sentencias como “Less is more” o “Less is a bore”, etc… sorprende que, frente a la precisión con la que P. V. atribuye a una entrevista a Mies en 1959 la frase con la que éste ha pasado a la historia, sólo recuerda el aburrido y oportuno “más por menos” a partir de un artículo de Stefano Boeri en 2012, cuando por ejemplo el congreso celebrado en Pamplona con nombre casi homónimo data de 2010 y ya un año antes el director de una de nuestras revistas más famosas se hartó de proclamar a los cuatro vientos en Valencia el mismo mantra frente a un auditorio de estudiantes estupefactos. Dicho despiste es sólo atribuible a la escasa o nula influencia de la crítica de nuestro país en un mundo que, como personifica Aureli, pertenece al eterno debate anglo-italiano con larguísimos ecos americanos, en el que nuestros autores no tienen ninguna cabida actualmente.

En cambio, resulta agradable fijarse en la crítica que Aureli hace sobre el manifiesto de Renier De Graaf, socio de OMA, que con el título “Simplicity” pretendía subrayar el cambio de intenciones derivado de la crisis recién estrenada hace pocos años cuando el estudio se enfrentó a -y aquí está lo divertido- el diseño de un hotel de siete estrellas en altura en Dubai con forma de monolito.

El libro repasa algunos momentos interesantes de la historia de la arquitectura incidiendo en la relación de los individuos (monjes o no) con una colectividad o sociedad de la que sólo pueden formar parte como “individuos sociales” cuando no renuncian a esa sociedad, es decir, “individuos que sólo lo son al estar entre otros” (Marx), y para ello aparecen desde el séptimo libro de Serlio, que por primera vez se enfrenta al diseño de las viviendas de personas pobres o profesiones artesanales, hasta un raro proyecto de Hannes Meyer donde este diseña el mobiliario mínimo necesario de una habitación, apareciendo también un gramófono.

El proyecto, Co-op Zimmer, es en cierto modo contrario al empeño de arquitectos coetáneos de Meyer que trabajaban en torno a la idea de existenzminimum y por tanto de la vivienda mínima como unidad habitacional de rango superior a la habitación. Aureli, sin embargo, defenderá a partir de este ejemplo la idea de que es posible vivir con menos, con lo suficiente, como reacción al impositivo "menos es más" que él cree construido desde el capitalismo y los sistemas de producción y explotación del trabajador, siempre y cuando seamos capaces -y estas son sus pocas recetas finales- de renunciar a cuantas más posesiones podamos, a nivel individual, de forma que podamos compartir el mayor número de cosas, entre ellas, la propia vivienda o el espacio doméstico.

El texto, además, se detiene en autores y personajes tan variados como Steve Jobs, Walter Benjamin, Charles Baudelaire, Peter Zumthor o John Pawson, apoyándose en unos para desmontar o simplemente señalar las contradicciones de muchos de ellos.

A pesar de lo severo que su título pudiera sonar, parte de lo más interesante del texto es el interés constante de Aureli en señalar el ascetismo como una opción personal donde las privaciones son a la vez medios y fin, y donde la búsqueda de la calma y de un cierto hedonismo se confunden como camino y meta a la vez. Por ello, parece exagerada y algo cruel la crítica de Austin Williams en The Architectural Review, donde se tacha de “cínica y futil” la aspiración de una vida monástica secular, es decir, fuera del monasterio, del autor, amén de un retroceso en el tiempo y una “chorrada romántica”.

En todo caso, sirvan estas líneas para que los autores de este texto suscriban absolutamente parte del texto de Pier Vittorio Aureli, sobre todo en lo referente a que “Menos es Menos”.

bRijUNi architects. Beatriz Villanueva y Paco Casas

(adaptación de "Less is Less", publicado por Brijuni en La ciudad viva, 26/12/2013)