21 mar. 2020

Técnica y condición humana

Teoría
Kenneth Frampton
Gustavo Gili, 2020

Puede que para muchos Kenneth Frampton sea, sobre todo, el autor de Historia crítica de la arquitectura moderna. Para ellos, y para todos, este pequeño volúmen es una oportunidad excelente para descubrir la influencia de Hannah Arendt en el pensador del Regionalismo crítico. 




Vaya por delante que escribo estas líneas en pleno confinamiento distópico provocado por la pandemia del COVID-19. Confinamiento -y resto de medidas y daños colaterales- que a algunos nos ha llevado a revisitar La condición humana de Hannah Arendt en busca de aquellas características humanizantes que ella reconoció, identificando sus amenazas. "La vida cotidiana se está volviendo demasiado pública", escribió la filósofa alemana en 1958 -no quiero ni pensar lo que habría pensado de la desprivatización de la esfera doméstica como mecanismo de socialización, exactamente lo que estamos experimentando estos días.

El mismo proceso llamó la atención de Frampton, citándola textualmente en su texto de 1979:
El triunfo final de lo social en la vida colectivizada ha dado origen -como indica Arendt- a una sociedad de masas que no solo destruye la esfera pública, sino también la privada; y quita al hombre no solo su lugar en el mundo, sino también su hogar privado, donde en otro tiempo se sentía protegido del mundo y donde, en todo caso, incluso los excluidos del mundo podrían encontrar un sustituto en el calor del hogar y en la limitada realidad de la vida familiar.
No es casual que este ensayo -el tercero (y último) de los ensayos que componen esta publicación- formara parte originalmente del compendio Hannah Arendt and Recovery of the Public World. Kenneth Frampton analizaba allí esa misma condición humana en relación con nuestra capacidad transformadora, constructora, productiva, generadora de instrumentos y herramientas. Y trasladaba esta mirada a la observación de la arquitectura como artificio propio del homo faber que, paradójicamente, a menudo lo ha distanciado de su propia condición humana.

Esta aproximación humanista a la arquitectura está presente también en los otros dos ensayos, quizás más conocidos -su manifiesto sobre la tectónica y su definición del regionalismo crítico. Un acercamiento poético y existencialista a las características de la técnica y a su impacto en la civilización y la cultura.

David H. Falagán